Category: Comprar casa

Los requisitos para comprar una vivienda de protección oficial o VPO difieren según la región donde nos encontremos. Por tanto, en esta ocasión, nos centraremos en las condiciones que se tienen que cumplir para una persona que quiera comprar una VPO en Castilla y León.

¿Qué es una vivienda VPO?

Las viviendas generalmente conocidas como VPO, o viviendas de protección oficial, son viviendas con distintos beneficios que pueden adquirir personas con recursos reducidos. Es decir, es necesario cumplir una serie de requisitos, tanto para su compra como para su alquiler.

¿Qué requisitos son necesarios para acceder a una vivienda VPO?

Requisitos generales

Como hemos comentado, son las propias Comunidades Autónomas las que establecen sus normas para poder comprar una vivienda de protección oficial, pero el Estado establece en el Plan Estatal de Vivienda unas normas mínimas:

  • La vivienda debe ser residencia habitual y permanente del solicitante.
  • Deben tener un precio un precio máximo, tanto de venta como de alquiler.
  • La superficie máxima de estas viviendas es de 90 metros cuadrados.

Requisitos de Castilla y León para vivienda VPO

La Junta de Castilla y León establece algunas otras normas que los solicitantes deben cumplir:

  • El solicitante debe estar inscrito en el Registro Público de Demandantes de Viviendas Protegidas.
  • Tanto para la compra, como para el alquiler o el alquiler con opción a compra, los ingresos familiares deben ser menores de 6.5 veces el IPREM, y mayores que el IPREM.
  • Los solicitantes no pueden poseer otra vivienda, salvo que la unidad familiar aumente, sea una persona mayor de 65 años o con movilidad reducida, o ser víctima de violencia de género o de terrorismo. En estos casos, la vivienda anterior debe ser vendida o alquilada en el plazo máximo de un año.

Cuando queremos comprar una casa, tenemos que tener muy en cuenta cuáles son los gastos de compra de una vivienda, ya que no es una cantidad despreciable y debemos sumarla a los costes que hay que asumir.

En general, aunque los gastos de compraventa son los mismos en cualquier lugar de España, existen diferencias en los porcentajes en los que se aplican. Por tanto, antes de hacer cuentas, debemos asegurarnos de que la cantidad es la estipulada en nuestra Comunidad Autónoma.

Además, debemos distinguir entre la compra de una vivienda nueva o de segunda mano. Y más adelante veremos algunas reducciones que podemos aplicar en algunos casos especiales.

Gastos generales en la compra de la vivienda

No importa que tipo de vivienda sea, ni si hay hipoteca u otro tipo de préstamo para adquirirla. Para la compra de cualquier vivienda, el comprador debe hacer frente a los pagos del notario y del registro, donde queda realizada la compraventa.

Gastos de notaría

Los precios de notaría están fijados por ley, pudiendo el notario realizar un descuento de hasta el 10% si considera. Por tanto, aunque se aplique esta reducción, el precio final no varía apenas.

Tan solo se aplicarán unos precios más reducidos en el caso de que se trate una vivienda VPO. Además, este precio no es fijo, variará por el número de caras escritas y de copias.

Precios orientativos.

Gastos de registro

Todos los cambios que se realizan en la propiedad de una vivienda deben quedar registrados en el Registro de la Propiedad. Por eso, una vez que se dispone de la escritura de compraventa, hay que acudir a realizar este trámite.

Los gastos de registro por compraventa están fijados por ley, aunque existen pequeños cambios en circunstancias especiales.

Precios orientativos

Impuestos por la compra de una vivienda

Impuestos para la compra de vivienda nueva

En el caso de que la vivienda que vayas a comprar sea nueva, o sea, que se realiza la compra directamente de un promotor o similar; el impuesto que tienes que soportar es el IVA. En términos generales, será del 10% del precio en el que se escriture la vivienda.

Impuestos para la compra de vivienda de segunda mano

Si la vivienda que vas a comprar ya ha tenido otros propietarios, se trata de una transmisión, por lo que el impuesto que debes pagar es el Impuesto de transmisiones patrimoniales o ITP.

Este impuesto varía entre Comunidades Autónomas y dispone de descuentos en el caso de cumplir algunos requisitos. En general, está entre el 4% y el 10%. Concretamente, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en Castilla y León es del 8%.

Más adelante, trataremos los posibles descuentos que existen para que este importe se vea reducido.

En cualquier caso, todos estos valores pueden verse modificados, ya que los cambios en las leyes son continuos.